Envío GRATIS a partir de 200€

  • Contacto
  • Chat
  • Mi cuenta

RFID

Seleccione su RFID: Haga clic para mostrar / ocultar filtros avanzados.

Disponibilidad

Tipo de terminal

Tipo de impresora

RFID

Ancho máximo

Robustez

Sistema operativo

Cable ó Inalámbrico

Modelo

Artículos 1 a 25 de 154 totales

RFID

El RFID es una tecnología que utiliza chips para controlar o identificar objetos a distancia. Es empleado en muchos y variados sectores. Es común ver etiquetas RFID, aunque en Logiscenter contamos también con impresoras, terminales, lectores y grabadores de RFID para explotar al máximo esta tecnología.

Algunos de los fabricantes destacados de etiquetas y terminales relacionados con el RFID que están disponibles en nuestro catálogo son Zebra, Promag, Impinj, Unitech, Nordic ID y Bluebird.

¿Qué es el RFID?

Las siglas RFID hacen referencia a “Radio Frequency Identification” o identificación por radiofrecuencia, en español. Se trata de una tecnología cuya finalidad es la misma que la de los códigos de barras, pero más compleja y sofisticada. La información está recogida en un chip que lleva el tag o la etiqueta y que lanza ondas de radio para comunicar la información que es leída por un terminal receptor.

El chip puede ser regrabado cuantas veces sean necesarias y almacenar una gran cantidad de datos. Además, el código que guarda es único y es muy difícil que otros usuarios dispongan de una etiqueta duplicada. Esta tecnología es, por tanto, más segura que los códigos de barras.

Las etiquetas RFID pueden ser leídas todas las veces que necesite. Su resistencia también es un punto fuerte, pues la información sigue siendo legible tras aguantar golpes y rozaduras. Otra ventaja que presenta la etiqueta RFID es que no necesita de contacto directo ni visual para ser leída.

Tipos de RFID

Podemos diferenciar entre dos tipos de RFID según la gama de frecuencia:

  • LF (low frequency o baja frecuencia): trabaja a la frecuencia de 135 kHz y tiene un rango de lectura muy corto (2-5 cm). Requiere de contacto con un lector para capturar los datos. No es útil para el seguimiento de productos, pero puede encontrarlo incrustado en ID y otras aplicaciones para el control de acceso, estacionamiento, autenticación, gestión de asistencia a eventos, ticketing y pago con tarjeta.
  • HF (high frequency o alta frecuencia): trabaja a la frecuencia de 13.56 MHz y tiene un rango de lectura mayor (unos 12 cm), pero con lectores especializados y etiquetas más grandes puede alcanzar casi un metro. Tienen menos problemas de interferencia que la UHF (ultra high frequency o ultra alta frecuencia) y son una buena solución para el etiquetado de objetos pequeños en líneas automatizadas. También es posible una lectura a alta velocidad, lo que la convierte en una buena opción en entornos sanitarios donde se necesitan leer pequeños viales y muestras.

También podemos diferenciar entre dos tipos de RFID si tienen una fuente de alimentación propia o no:

  • Activo: tienen su propia fuente de energía, por lo que cuentan con un rango de lectura mayor y se pueden leer en altas velocidades. Son más caras y suelen ser más grandes.
  • Pasivo: son más comunes, ya que se pueden crear tags que sean lo suficientemente finos para ser etiquetas. Cuestan entre 10-20 céntimos, en lugar de más de 25 euros. Este RFID funciona de manera que el lector activa la etiqueta que le devuelve sus datos.

Usos del RFID

La tecnología RFID puede ser una herramienta muy útil en una gran variedad de aplicaciones para cualquier tipo de negocio. Cada instalación RFID es única y requiere mucha planificación y pruebas previas; lo normal es comenzar con una instalación limitada. Podemos encontrarlo, por ejemplo, en el departamento de logística para seguir los productos que entran y salen del almacén en tiempo real, reduciendo los errores. En definitiva, en cualquier ámbito que necesite controlar el inventario (bibliotecas, etc.) o los artículos que vayan a ser comercializados (fábricas, tiendas, etc.), ya que las etiquetas recogen la información necesaria del género.

En sanidad también permite mantener un control de los pacientes que entran a los hospitales y centros de salud, para evitar confusiones y recoger datos sobre medicinas, enfermedades y operaciones, entre otros. Otro lugar donde está presente de forma constante es en las tarjetas, ya sean de acceso o de crédito.

Tipos de terminales con el RFID

En Logiscenter disponemos de varios terminales que pueden ayudarle en la implementación de RFID en su empresa:

  • Impresoras RFID: son como las impresoras de etiquetas convencionales, solo que cuentan con un codificador RFID integrado. Es decir, imprimen lo necesario en el papel pero también graban información en el chip integrado en la etiqueta. Hay diversos tipos para cubrir necesidades diferentes.
  • Terminales RFID: escáneres, PDA, tablets y otras herramientas que tienen la capacidad de leer etiquetas RFID. Los terminales sirven para poder conocer la información que guardan estos tags.
  • Lectores y grabadores RFID: estos utensilios sirven tanto para leer la información que lleva la etiqueta RFID como para grabar nuevos datos en ella.

¿No encuentra lo que busca?

Logiscenter es partner de referencia de los principales fabricantes de tecnología RFID. Esta estrecha relación con los fabricantes nos permite ofrecer las mejores condiciones de precios, stock, entrega y servicio técnico.

¿Tiene alguna duda técnica o necesita soporte? Acuda a nuestro servicio técnico.

Consulte a nuestros expertos, le aconsejaremos sobre la mejor opción para sus necesidades.

No, thanks

Logiscenter in the world